Los pediatras seguramente le recomendaran que cuando comience a implementar los sólidos en la alimentación de su bebe, este no puede faltar a diario, en pequeñas cantidades.

Incorporar aceite a la comida de los niños es fundamental para aportar energía y sustancias (vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales) imprescindibles para su crecimiento y desarrollo. Además, las grasas y aceites, también mejorar la textura, el sabor y el aroma de las preparaciones aumentando de esa forma el consumo total de energía.







Se considera apropiado que la alimentación de los niños entre 6 y 24 meses contenga entre el 30% y 45% de la energía total en forma de lípidos, aportada por la leche materna y por los alimentos complementarios.

Es importante saber: la leche materna aporta grasas de muy buena calidad que no son fáciles de encontrar en otros alimentos. Las grasas y los aceites son fundamentales para lograr una alimentación concentrada en energía, lo cual es muy importante cuando el niño comienza a comer, ya que come pequeñas cantidades.

Todos los aceites  (especialmente  el de soja) aportan sustancias fundamentales para el desarrollo de la inteligencia y la visión de los niños.

Todos los pescados (especialmente el atún, las sardinas, el jurel, la palometa y el salmón) aportan grasas buenas para el desarrollo del niño, por lo que se recomienda darlos por lo menos una o dos veces por semana.

No se recomienda las frituras antes de los 2 años. No se deben proporcionar al niño leches descremadas ni diluidas ya que aportan menos energía y vitaminas.

CUALIDADES DEL ACEITE DE OLIVA PARA EL BEBE

El aceite de oliva, protege el sistema cardiovascular de nuestro pequeño, y como es sabido su poder antioxidante para regenerar las células, tampoco escapara a la etapa infantil, porque favorece el correcto desarrollo del organismo.

Tengamos presente que las grasas son la segunda fuente de energía, después de los hidratos de carbono que le brindamos a nuestro cuerpo para mantenerlo saludable, y en la infancia se pueden disfrutar saturadas ( que son aquellas de origen animal) como la manteca, la crema y las que se encuentran en la carne) y las insaturadas que son de origen vegetal, en este caso puntual el aceite de oliva.

Su bebe podrá consumirá hasta 3 porciones diarias de aceite de oliva en las diferentes comidas una vez comience a implementar los sólidos. S entiende por porción una cucharadita. No dude en consultarlo con su médico de confianza.