Los niños no deberan tomar nunca alimentos preparados poco nutritivos como tentempies. En su lugar debemos ofrecerles alternativas saludables, tales como verduras crudas ( por ejemplo, trozos de zanahoria o de pepino), fruta, yogur, bastones de pan integral y queso.

No deben comer ni frutos secos ni semillas con cascara hasta los cinco años ya que podrian atragantarse ( las cramas con frutos secos para untar, sin embargo, son muy nutritivas y seguras; y las semillas pueden molerse y añadirse a las sopas y a los cereales).







No debemos ofrecerles ni alimentos azucarados ni alimentos muy salsados, ni tampoco grandes cantidades de alimentos frtos o salsas fuertes. Hay que evitar que el niño se acostumbre a los sabores fuertes desde sus primeros menus ya que si no siempre necesitara poner mas cantidad de azucar o sal a los alimentos que ingiere.

SI desde el principio se acostumbra a tomar el yogur, por ejemplo, sin o con poca azucar, luego le gustaran mas las variedades menos dulces, con el siguiente benificio para su salud de sus dientes.