Los minerales son considerados sustancias inorgánicas, el cuerpo las requiere para la formación de huesos, dientes, y glóbulos rojos, sirve para ciertas reacciones químicas celulares y para la regulación de los líquidos corporales. Los minerales considerados como esenciales (o básico para el sustento mínimo del organismo) se clasifican según estudios en dos grupos: Los micro minerales, los cuales son: calcio, cloro, magnesio, fosforo, potasio, sodio y azufre. La cantidad de requerimiento del cuerpo es de 100 mg diarios, luego también están los micro minerales lo que son: cobalto, cobre, flúor, yodo, hierro, manganeso, molibdeno, selenio y zinc entre otros. Que se requieren cantidades muy pequeñas a diario.






¿Cuánto se necesitan?

La forma mediante la cual el organismo puede obtener la cantidad de minerales esenciales que necesita es por medio de la ingesta de alimentos debido a que son cantidades pequeñas, otra forma como los podrá obtener es por medio de los complementos sintéticos, las cantidades o requerimientos varían según la edad y las circunstancias nutricionales de cada persona, por citar un ejemplo el embarazo. Existen estudios científicos e instituciones que han determinado  las cantidades necesarias por día de cada nutriente que se requieren en algunos casos, sin embargo reconocen carecer aun de datos definitivos, pero han establecido un margen de dosis prudentes. Lo importante de haber establecido estas cantidades es que en exceso estas sustancias o algunos minerales son dañinos en sí mismos, adicional a que algunos de ellos dificultan la función de otros minerales.
Algunos comestibles en su etiquetan indican el contenido o composición en nutrientes, de igual manera sucede en el caso de los complementos vitamínicos y de minerales lo que nos permite tener una idea de hasta qué puntos satisfacen el requerimiento diarios de dichas sustancias.

ALIMENTOS ENRIQUECIDOS

Muchos comestibles durante su elaboración se les agregan vitaminas y minerales, para ayudar a reforzar las cantidades que en su forma natural contienen; esto sucede en muchas marcas de cereales y cierto alimentos especiales para el consumo de bebes en desarrollo. De igual manera, hay ciertos alimentos que durante su preparación pierden algunos nutrientes que después vuelven añadírseles en cantidades mayores en las que originalmente los tenían. Por citar algunos ejemplos como es el caso de la harina blanca la cual es enriquecida con: hierro, riboflavina, niacina y tiamina.
COMPLEMENTOS DE MINERALES.

Durante la preparación de la comida los minerales no tienden a destruirse. Toda persona que tenga una alimentación equilibrada y variada en alimentos, no necesitara o quizás rara vez de ingerir alimentos remineralizantes; sin embargo existen algunas excepciones importantes.
Dando un ejemplo durante los periodos en los cuales la mujer es fértil requieren o pueden necesitar complementos de hierro, debido que al menstruar pierden ciertas cantidades de sangre en la cual se encuentra este mineral. De igual forma cuando están embarazadas las mujeres requieren gran cantidad de este mineral ya que por medio de la sangre se lo transmiten y se lo proporcional al feto, por ello es que a todas las mujeres en este estado les prescriben tomar complementos de hierro, inclusive meses después del parto. Aquí hay algunas dietas indicadas para las deficiencias de hierro.
De igual manera, las mujeres que durante la gestación y la lactancia no desean o gustan de beber leche y comer sus derivados, como: queso, yogurt u otros productos, los cuales dentro de su composición son ricos en calcio, se le aconseja tomar complementos de este mineral indispensables para el desarrollo del feto y para la secreción de leche materna.
Desde el segundo bimestre hasta los seis meses, los bebe necesitan complementos de hierro, además de una alimentación rica en contenido de dicho mineral (alimentos sólidos), si en su alimentación no se han incluido cereales u otros productos enriquecidos se aun mayor la necesidad de ingerirlos.
Los médicos suelen prescribir los complementos mineralizantes en las personas cuya alimentación es deficiente en calorías o en personas enfermas, por ejemplo cuando una persona sigue una dieta para reducir de peso, no deben utilizarse sin que el médico lo recomiende, porque las dosis excesivas pueden perjudicar el hígado, páncreas en inclusive el corazón.
 Los complementos remineralizantes, suelen ser prescritos en las personas enfermas o cuya alimentación en muy escasa en calorías, por ejemplo al seguir una dieta para adelgazar pero no deben ser utilizados sin aprobación del médico, pues las dosis excesivas pueden perjudicar el hígado, el páncreas y el corazón.