Es una dieta a base de mariscos y vitamina E. se trata de una dieta cara, rica en colesterol y desequilibrada, y ningún estudio ha confirmado sus “mágicos” efectos. Algunos expertos afirman que en aquellos casos en los que se confirma un aumento de la líbido al iniciar esta dieta, los efectos se producen fundamentalmente por sugestión.



Las Cenas

Con el objeto de favorecer la actividad sexual se recomienda recurrir a cena ligeras y sin mucho alcohol. Las cenas copiosas requieren que la sangre se concentre en el estómago para su correcta digestión. En el aperitivo, conviene evitar las patatas fritas grasas y saladas y  los embutidos, que hacen que el aliento sea fuerte. Son recomendables los frutos secos (nueces, avellanas y almendras), ricos en vitamina B2. Después, algo de marisco y otros crustáceos (ostras, caviar y langostas), famosos por su efecto afrodisíaco.

Alimentos Afrodisiacos

  • El marisco en general
  • Los crustaceos
  • Los frutos secos
  • La miel