La dieta para bebes se  inicia  con el alimento ideal para los bebes es la leche materna. Es el alimento más completo desde el punto de vista nutricional  antes de que se inicie el destete (por regla general entre los cuatro y seis meses de edad).

Los bebes que toman leche materna tienen menos problemas respiratorios y gastrointestinales que los que se alimentan con biberón, y son menos propensos a reacciones alérgicas tales como el asma, los eczemas y los cólicos (las reacciones alérgicas pueden seguir manifestándose durante la infancia y  la edad adulta), así como el estreñimiento y a la obesidad.



Así que es aconsejable darle el pecho aunque solo sea los primeros días de vida puesto que el calostro, la sustancia aguarda precede a la leche y que se secreta justo después de que la madre de a luz, es específicamente rica en anticuerpos que aumenta la inmunidad del bebe contra las enfermedades.

Las grasas esenciales presentes en la leche de la madre son vitales para el desarrollo cerebral del bebe La leche maternizada constituye un buen sustituto de la leche materna cuando la madre no puede o no quiere amamantar a su hijo.

Proporciona todos los nutrientes que la dieta para bebes necesitan. La madres que alimentan a sus bebes con la leche maternizada deben ser muy meticulosas al esterilizar los biberones y las tetinas.

La mayoría de los pediatras recomiendan que para una adecuada dieta para bebes recomiendan que el destete se realice entre el cuarto y sexto mes. Por regla general, los bebes pueden hecha su primer diente en cualquier momento una vez cumplidos los cuatros meses. Durante el destete, los alimentos sólidos deben introducirse paulatinamente y solo uno cada vez, hasta que solo una de sus comidas principales consista en leche materna o maternizada.

EL DESTETE

Muchos padres encuentran útil confeccionar un diario durante el destete. Es decir anotar cada alimento nuevo que introducen al niño y luego observar cualquier efecto negativo (como los sarpullidos, los estornudos o los trastornos estomacales) que puede indicar que no toleran bien el alimento. Para poder identificar más fácilmente cualquier  posible problema es mejor introducir los alimentos uno por uno.

Muchos padres prefieren destetar a sus hijos con alimentos preparados en casa. Los productos preparados para bebes suelen contener mas vitaminas y minerales, pero también pueden contener excesiva de sal y azúcar. Debemos leer siempre las etiquetas ya que el azúcar puede aparecer bajo nombres muy distintos, fructosa, dextrosa, sacarosa y malta.

Se aconseja introducir los nuevos alimentos cuando el bebe está más receptivo, es decir, cuando está contento y descansado.