En los primeros años de vida del niño han de fomentarse unos buenos hábitos  alimenticios, algo que se consigue introduciendo en su dieta una gran diversidad de alimentos nutritivos que le resulten atractivos por su sabor. Comer debe ser un placer y debemos animar a nuestros hijos a sentarse a la mesa a disfrutar con el resto de la familia de la comida, un momento relajada e ideal para relacionarnos con los demás.






La cantidad de alimento que un niño precisa para satisfacer sus necesidades energéticas y nutricionales varía de acuerdo con la estatura, el peso y la actividad que realice. Es aconsejable que los niños coman según su apetito.

Lo único que conseguiremos si les obligamos a seguir comendo cuando ya están saciados es que sufran una indigestión o que acaben teniendo problemas de obesidad. No obstante, cuando el niño se niega a comer, hay que saber si es porque ya tiene suficiente, porque esta enfermo o porque esta reafirmando su independencia. Aquellos padres que estén preocupados por la constante falta de apetito de sus hijos deben consultar al pediatra.

Si nuestros niños no aceptan bien los alimentos nuevos o poco usuales, deberemos animales y ser pacientes. Intentaremos darles distintos tips de alimentos desde el principio. Procuraremos que los patos tengan un aspecto atractivos – Las verduras de colores vivos tales como la zanahorias y los tomates son muy  populares.

Se recomienda introducir alimentos nuevos al principio de la comida, cuando el niño tienen mucha hambre. En el caso de que se nieguen a probarlos, es importante mantener la calma y volver a ofrecer dicho alimento pasados unos días, preparado de otro modo o mezclado con uno de sus platos favoritos.

Alrededor del año, el apetito del niño disminuye y, a partir de entonces, aumenta cuando atraviesa un periodo de crecimiento rápido, y disminuye cuando el crecimiento es más lento. Es  perfectamente normal que un niño tenga un apetito descomunal un da y al siguiente apenas muestre interés por la comida.

A partir del año, los niños pueden comer la mayor parte de platos que comen los adultos, aunque en menor cantidad y con más frecuencia – hasta cinco o seis comidas ligeras o tentempiés al dia-. Una de las principales causas de que los niños acaben consumiendo tentempiés poco recomendables es la separación excesiva entre una comida y la siguiente.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta en la alimentación del niño es que este habitualmente come en la guardería o en la escuela. Por tanto es fundamental que la familia este convenientemente informada del tipo de menús que toma.

De es manera durante la cena se podrá reequilibrar y completar sin problemas su dieta diaria. En general  los menús escolares suelen tener dosis abundantes de pasta, arroces, patata, carne y huevos y en cambio cantidades mas pequeñas de verduras y pescado, que deberán incluirse en la cena casera.

Necesidades nutricionales de los niños:

A medida que crece, las necesidades nutricionales del niño cambian – necesita mas calorias y su dieta debe contener la cantidad adecuada de detrminados nutrientes clave . La cantidad de comida que un niño precisa para satisfaces sus necesidades energeticas y nutricionales diarias varia en funcion de su altura, s peso y actividad. Las cantidades sigueintes proporcionan una guia general.

EDADCALORIAS    PROTEINAS     CALCIO       HIERRO
10 a 12 meses89515 gr525 mg 8 mg
1 a 3 años120014.5 gr350 mg7 mg
4 a 6 años165020 gr450 mg6 mg
7 a 10 años185528 gr550 mg10 mg