Los expertos en nutrición indican que el problema de la obesidad se debe principalmente al desequilibro que existe entre la nutrición del niño y la cantidad de calorías en su ingesta diaria con la cantidad de ejercicio que este realiza en un periodo de tiempo o la actividad física que este realiza. Adicional a ello la modernidad hace que los niños se diviertan de forma más sedentaria es decir invierten más tiempo en consolas de juegos, computadoras, etc. Ya que cada vez le dedican menos tiempo a los juegos al aire libre, excursiones y deportes. Un problema que desfavorece bastante es la cantidad de horas de educación física que se les da a los niños en el colegio, todos los factores antes mencionados mas una dieta desbalanceada (comida rápida, dulces) provocan la obesidad en los niños.







Conducta alimentaria: Se inicia con la necesidad de alimentarse y culmina con la sensación de saciedad. Es importante mencionar que uno de los factores que influyen y que está relacionado directamente con la obesidad es la velocidad en la que ingerimos nuestros alimentos (mientras más rápido se coma, mayor probabilidad de incrementar el peso corporal), el hecho de comer en exceso aun después de haber saciado el hambre.
Muchas veces cuando los niños son pequeños o se encuentran iniciando la infancia existen padres que se obsesionan con que el niño coma mucho, porque creen que es sinónimo de estar saludable, sin embargo con el pasar del tiempo el apetito del niño irá disminuyendo de manera normal conforme el niño va creciendo y sus necesidades se ajustan a su edad. Sin embargo con el pasar del tiempo muchas veces el niño es expuesto al consumo de la comida chatarra, dulces, panes y bebidas. En muchos casos se notara la falta de ejercicio al aire libre o deporte dentro de su actividad diaria y escolar tornándose una vida sedentaria que disminuye el gasto de energía. Siendo también un problema frecuente en los niños de esta edad el hábito de mirar televisión que propicia también el sedentarismo y alimentos que aportan calorías adicionales a la ingesta diaria.
Consumo de energía: Se define como consumo de energía a la cantidad de calorías que utiliza el cuerpo para su soporte básico y las actividades que realiza al día, es decir los gastos de los procesos metabólicos basales, en reposo mas la energía consumida durante el día en la actividad diaria. Si esta resulta siendo menor que el ingreso de calorías o de la ingesta que se origina por el consumo de los alimentos será acumulado en forma de grasas en el cuerpo.
Factores hereditarios: Se ha demostrado que existe un cierta relación o tendencia hereditaria por parte de la familia, cuando los integrantes de la familia han padecido de la obesidad el riesgo de que el niño pueda sufrir de obesidad es del 27.5% en el caso del varón y en relación a la de la mujer el 21.2%. Por medio de estudios se ha logrado identificar el gen que codifica la obesidad que es ubicado en el cromosoma 6, denominado gen ob.
Factores Hormonales: Aquí suelen factores importantes las hormonas como la insulina (en el caso de la obesidad suele encontrarse elevada), la hormona que regula el crecimiento generalmente se encuentra en proporciones disminuidas, la leptina puede encontrarse disminuida, hormonas esteroideas y hormonas tiroideas.
Factores psicosociales y ambientales: La ingesta diaria en cantidades fuera de lo normal puede ser una práctica familiar alterada. Los padres pueden sobrealimentar a sus hijos como una proyección de sus necesidades de alimentación no satisfechas o también puede ser mal interpretado como una manifestación de cariño. Según estudios realizados por expertos en nutrición las madres que sufren de obesidad tiendan a servirles a los niños raciones mayores a las madres que no sufren obesidad y a esto se le suma la regla común que el niño debe terminar su ración o su comida que se le sirva en el plato. La obesidad y la falta de actividad física pueden surgir por diferentes factores dentro de los cuales se encuentra el estrés, duelo por ruptura de la unidad  familiar, depresión por problemas escolares o laborales.
Origen vírico: Existen investigaciones medicas que demuestran que hay una relación entre determinados virus con el sobrepeso, una de ellas la realizada por el Centro de Investigaciones Biomedicas de Pennington, Lousiana, Estados Unidos, que indican que el exceso de peso en algunos casos se encuentra en relación con ciertas infecciones virales. En una exposición de sus estudios explicaron que se ha comprobado que el adenovirus 36 (AD-36) se encontraba presente en seis veces más en los obesos que las personas que no presentaban este problema de sobre peso. El adenovirus AD – 36 forma parte de manera crucial en el sobrepeso u obesidad en el humano, y puede originar hasta 20 kilos de más en las personas infectadas.