La obesidad es una de las enfermedades que se presenta tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo, se caracteriza por el incremento en exceso de peso, es asociada frecuentemente con enfermedades de repercusión importante en la salud que puede llegar inclusive a la muerte.



Según los estudios el porcentaje de personas que sufren de problemas de sobre peso están en promedios de 15 al 30% en la población adulta, presentándose mayormente en las mujeres, en las edades entre los 40 a los 50 años. Sin embargo en los últimos años se está presentando también con mayor frecuencia en los niños y los jóvenes debido a que cada vez se lleva una vida mas sedentaria.
Se estima que en los países más desarrollados la padece del 15 al 30% de la población adulta siendo más frecuente en las mujeres, con un pico que se sitúa entre los 40 y 50 años. Actualmente asistimos a un incremento de su frecuencia en niños y adolescentes.
¿Cuáles son los principales riesgos sobre la salud?
El riesgo para la salud es indiscutible, destacando como complicaciones las siguientes:
Mortalidad: En personas que sufren de obesidad la probabilidad de riesgo de muerte no esperada es de 2 a 3 veces superior. Sera mayor la probabilidad si es conjunta con enfermedades como la diabetes y la colesterinemia (exceso de grasa en la sangre), y adicional el tabaquismo que ayudara a obstruir las vías respiratorias. Sin embargo cuando la persona sigue una adecuada dieta y reduce el peso a lo normal, la probabilidad de mortalidad se reduce a índices normales independientemente de la cantidad de años que la persona haya sufrido de obesidad.
Enfermedad cardiovascular e hipertensión arterial: La personas que sufren de obesidad tienen mayor posibilidad de enfermedades cardiovasculares (por poner algunos ejemplos: hemorragia cerebral) con posibilidades de tener también hipertensión arterial que puede resultar de 8 a 10 veces mas frecuente.
Diabetes: Según los estudios las personas que tienen obesidad presentan de 2 a 3 veces mayor frecuencia de tener diabetes debido a que esta enfermedad produce resistencia de entrada de azucares a las células.
Cáncer: Se han realizado estudios que demuestran la existencia de la relación directa entre algunos determinados tipos de cáncer con la obesidad. En el caso del cáncer de próstata será más frecuente en los varones que sufren de obesidad, y en las mujeres se incrementa el riesgo de cáncer de cuello uterino y mama.
Otras complicaciones: Dentro de las complicaciones que se pueden sufrir por problemas de obesidad se presentan las siguientes: tendencia a padecer de gota y artrosis, puede ocasionar también la disminución de hormonas masculinas, infertilidad e irregularidad de la menstruación en el caso de las mujeres, ayuda a incrementar las complicaciones posteriores a las cirugías, favoreciendo las infecciones y aparición de varices.
¿Qué factores influyen en su aparición?

La obesidad se puede dar por muchos factores en los que mencionaremos los principales:

La ingesta calórica: Los expertos en nutrición coinciden que el origen de la obesidad puede ser principalmente la ingesta excesiva de alimentos lo que genera el incremento de las calorías que a través de ellos adquirimos, siendo esta actitud mantenida por la alteración de una zona especifica del cerebro que se encarga de la regularización del hambre y sensación de saciedad. Sin embargo según opiniones esto no siempre será cierto, adicional a ello existen otros aspectos que son relacionados al habito alimenticio, horarios, preparación y sabor de los alimentos.
Gasto energético: Generalmente el consumo diario de la energía que utilizamos para realizar nuestras actividades diarias y el sustento de nuestras funciones básicas proviene de los alimentos (del 15 al 20%), esto mayormente nos sirve para mantener la temperatura del cuerpo, la digestión y otras funciones que el organismo realiza. Es por ello que en las personas que sufren de obesidad este consumo disminuye.

Actividad física: Es sabido que las personas que padecen de obesidad realizan menos actividad física o ejercicio a lo largo del día. Por ejemplo utilizan los ascensores y sus movimientos son más lentos. Sin embargo es difícil poder decir con certeza que esto forma la causa principal o sea consecuencia de la obesidad.

Factor hereditario: Algunos estudios indican que puede existir un factor genético hereditario que predispone al individuo a padecer de obesidad. Así, también influye o mejor dicho existe una relación entre el peso de los padres y los hijos, dando una probabilidad de que los hijo no sean obesos del 10% si es que los padres no lo son (en el caso de la obesidad el porcentaje de probabilidad será de 80%. Sin embargo, algunos médicos consideran que dicha predisposición familiar no es hereditaria sino que es por el hábito de alimentación que se adquiere desde la niñez.
Factores socioeconómicos y culturales: Se ha visto que hay una relación existente entre la obesidad y el nivel educativo del individuo. Se indica que las mujeres y niños de bajo nivel socioeconómico resultan siendo más frecuente. Demostrando que el nivel socioeconómico es más importante que el cultural y, a igual educación, se demuestra que la obesidad disminuye cuando el poder adquisitivo es mayor. En países como Estados Unidos la obesidad afecta hasta un 30% de la población, esto se debe a la importante papel que surge de la alimentación basura es decir alimentación a base de hamburguesas, hot dog, entre otros.

Factores psicológicos: Es posible que la persona con problemas de obesidad encuentre en la comida una forma de defenderse frente a la ansiedad y que pueda encontrar en ella una forma de defensa a las frustraciones de su vida cotidiana.

¿Qué puedo hacer para reducir el sobrepeso y la obesidad?

· No adquirir alimentos cuya composición tenga alto contenido calórico como las bebidas alcohólicas.
· Las bebidas que contienen cafeína estimulan el apetito por ello es preferente evitar consumirlas.
· No ingerir alimentos dietéticos.
· Evitar ingerir alimentos mientras realizamos actividades sedentarias como: ver televisión y leer.
· Masticar los alimentos varias veces, saboreando y comiendo despacio para dar sensación de saciedad
· Realizar las comidas en horarios fijos, dejando los cubiertos sobre la mesa después de cada bocado.
· Tener a mano alimentos pobres en calorías para los momentos en que no se resista el hambre
· Hacer que las raciones parezcan más grandes (usando platos pequeños y extendiendo la comida).
· Al acabar de comer, levantarse y realizar alguna actividad.
· Anotar diariamente el peso, lo que se ha ingerido y el ejercicio realizado. Leerlo cada semana.
· Salir de casa a las horas en que acostumbra a comer innecesariamente.
· Se deberá al menos realizar actividad física de 30 minutos, pudiendo ser estos al aire libre como caminar, probablemente nadar y montar en bicicleta. El ejercicio ayudara con la circulación de la sangre disminuyendo la tensión arterial lo que producirá una relajación y bienestar adicional a que limita la pérdida de masa muscular.