Según los estudios realizados se estima que en el mundo un total de 60 a 70 millones de personas adultas y un total de 10 millones de jóvenes tienen excesos de grasa en el cuerpo. Sin embargo muchos se inician en programas para perder peso por razones de estética, pero sin supervisión médica.

El reducir el peso corporal hasta lograr el peso ideal, es decir entre 24 a 26 de índice de masa corporal, es recomendado por razones de salud. Es conocido que múltiples problemas están asociados a la obesidad, como la hipertensión arterial o la diabetes misma.







Debido a que hay demasiada gente a nivel mundial afectados por problemas de obesidad, el American Colleges of Sports Medicine ha establecido normas que servirán como base para un programa de pérdida de peso seguro y que de resultados.

En resumen, un programa deseable de pérdida de peso debe:

· La ingesta calórica debe ser igual o menor a 1200 kilocalorías por día para adultos sanos, para cubrir los requerimientos nutricionales básicos.

· Deberá incluir comidas que según los antecedentes socioculturales se consideren como aceptables, en referencia a: hábitos, sabor, coste y facilidad de preparación y adquisición.

· La pérdida de peso deberá ser gradual siendo esta de 1 kilo por semana, lográndose reducir la cantidad de kilocalorías en 500 a 1000 por día siendo inferior a la ingesta diaria normal. Lo cual no afectara el metabolismo o producirá alteraciones.

· Incluir algunas técnicas que ayuden a identificar los hábitos dietéticos que origine la nutrición inadecuada con la finalidad de eliminarlos.

· Es importante adecuar un programa de ejercicios de resistencia, que se deberá practicar al menos 3 días por semana, con una duración de 20 a 30 minutos por sesión, a un mínimo de 60% del latido cardiaco máximo.

· Lograr el sostenimiento de la pérdida de peso de por vida mediante el cambio de hábitos de ingesta de comida y de actividad física que lo garanticen.